Las organizaciones que se preocupan de cuidar y mejorar su Clima Laboral aumentan su productividad y se rodean de un equipo de trabajo más motivado, feliz y, por tanto, con un rendimiento mayor. 

Las empresas que crean en la satisfacción personal como herramienta de impulso para las organizaciones, pero sobre todo para las propias personas, conseguirán un entorno saludable y la mejora de la experiencia de sus empleados. Entonces, ¿cómo podemos medir el clima laboral de nuestra empresa y cómo podemos mejorarlo?

Definición del clima laboral de una organización

El Clima Laboral es la sensación que tiene cada trabajador sobre el ambiente laboral en su organización. Depende de numerosos factores, tanto físicos como emocionales, dentro de su espacio de trabajo y también es influenciado por la relación con sus compañeros de trabajo, la motivación o el compromiso.

Trabajar en un buen ambiente laboral, nos hace sentirnos mejor y desarrollar un mayor sentimiento de pertenencia y compromiso, lo que al final repercutirá positivamente en el logro de los objetivos marcados por la compañía.

Principales beneficios de un buen clima organizacional

La importancia de cuidar y contar con un buen clima laboral aporta numerosos beneficios a la organización:

  • Mejora el estado de ánimo, físico y mental de cada trabajador. Viene acompañado de una disminución del absentismo laboral y bajas.
  • El equipo de trabajo está más fortalecido y con mayor confianza para asumir nuevos retos.
  • Disminuye la rotación del personal, ya que el talento tiene oportunidad de crecer y se incrementa el sentimiento de pertenencia a la organización.
  • Crece la experiencia del empleado y la motivación e impulsa la innovación y creatividad.
  • Los empleados trabajan unidos para conseguir el objetivo común siendo, a su vez, más productivos.
  • Reducción de la aparición de conflictos debido a una mejor comunicación interna lo que también ayudará a resolver de una manera más rápida y eficaz aquellos que pudieran darse en un futuro.
  • Mejora de la atención al cliente, ya que los empleados serán los mejores embajadores de la marca y estarán dispuestos a ayudar a los usuarios en todos sus procesos y acompañarlos en todo momento.

Cómo medir el clima laboral de una empresa

Para poder conocer cuál es nuestro ambiente organizacional necesitamos medirlo de forma continuada y regular, de tal manera que siempre estemos informados de cómo se encuentran nuestros trabajadores y, así, ver cómo podemos mejorar su experiencia de empleado y fomentar su sentimiento de pertenencia a la compañía.

Tanto si la empresa está en modalidad de teletrabajo, semipresencial o presencial, debe ser capaz de medir la calidad de su clima organizacional y de las relaciones laborales existentes entre sus empleados. Evaluarlo debe ser un proceso rutinario para todas las compañías y en Human Pull ofrecemos una forma rápida y eficiente de conseguirlo.

Mediante encuestas anónimas y periódicas de clima laboral conoceremos las opiniones, preocupaciones, necesidades, preferencias y grado de compromiso (engagement) de los equipos de trabajo. A través de los canales de comunicación bidireccional, podremos obtener feedback por ambas partes: trabajadores y RR.HH, y la tecnología será la mejor alidada para ayudar a optimizar esta recogida de opiniones y resultados sobre el clima organizacional y mostrarlo de una manera rápida y fácil.

Invertir en Human Pull es hacerlo en una de las mejores herramientas tecnológicas de envío de encuestas de forma regular que garantiza fiabilidad, agilidad de las tareas, facilidad del proceso de información y el anonimato de las respuestas, además de permitir a los usuarios poder responder de manera sincera, sin prisa y cuando elijan, pudiendo centrarnos en fomentar la participación de todos los trabajadores y en emprender las acciones de mejora necesarias una vez analizada toda la información.

Software clima laboral

7 indicadores clave para medir el clima organizacional

Anteriormente hemos hablado de los numerosos beneficios que aporta en nuestras organizaciones disponer de un buen clima laboral pero, ¿cuáles son las principales consecuencias de un ambiente laboral negativo?

  • Se producen situaciones de conflicto.
  • Hay malestar emocional.
  • Baja motivación y rendimiento en el trabajo.
  • Insatisfacción personal y laboral.
  • Relaciones laborales negativas entre los empleados.

Para evitar estas situaciones y sus consecuencias se debe ser consciente del ambiente organizacional en general pero además, se debe de evaluar el resultado de diferentes indicadores para detectar dónde se encuentran las áreas en las que se puede mejorar y ejecutar los diferentes planes de acción. Estos son algunos de los factores más importantes:

Indicadores clima laboral
  1. Bienestar físico: mide los factores físicos del entrono laboral que influyen en la salud de los empleados; la seguridad, el lugar de trabajo, las herramientas y equipos de trabajo de los que se dispone, la higiene o la comodidad.
  2. Bienestar emocional: determina el grado de implicación, motivación y confianza de los empleados.
  3. Igualdad: comprueba que todos los empleados de la empresa sean tratados por igual, sin discriminaciones de ningún tipo ya sean religiosas, de salario, por sexo o nacionalidad.
  4. Comunicación interna: analiza que sea fluida y continua para evitar posibles conflictos y fomentar el compañerismo, la colaboración y la confianza entre los distintos equipos de trabajo.
  5. Liderazgo: valora que los responsables sean flexibles y dispongan de ciertas habilidades sociales y laborales para guiar con éxito sus departamentos.
  6. Organización: muestra el grado de organización y coordinación de las diferentes áreas y procesos de trabajo así como su alineación con la misión, visión y valores de la empresa.
  7. Conciliación: evalúa el balance y armonía entre la vida familiar, personal y laboral de cada trabajador.

7 consejos para mejorar el clima laboral

Para mejorar el ambiente organizacional no basta solamente con realizar evaluaciones, sino que hay que aplicar diferentes estrategias y planes de mejora para convertir los aspectos negativos en positivos. Estas medidas deben estar en constante evolución y cambio, atendiendo a los resultados de las evaluaciones que de forma continua y periódica realice la empresa.

Tal y como hemos comentando anteriormente, conseguir un buen clima laboral en una organización va a depender de numerosas variables distintas. Aquí os dejamos algunos consejos que podéis seguir para mejorarlas.

  1. Implicación →Todos los niveles de la organización deben estar implicados y comprometidos con el proyecto, desde la dirección, pasando por los responsables de las diferentes áreas, llegando también a los managers y/o jefes de equipo y, por supuesto, todos los empleados que forman parte de la compañía. Todos caminando en la misma línea y entendiendo los beneficios de mejorar juntos y hacer de la empresa el mejor lugar para trabajar.
  2. Comunicación → Es imprescindible cuidar el proceso de comunicación. La desinformación genera conflictos y malestar. Ofrecer a los empleados la mayor información posible sobre los objetivos y estrategias de la empresa, favorece el buen clima laboral.
  3. Anticipación → Se deben ir estudiando las necesidades de los equipos de trabajo para poder anticiparse a posibles conflictos que puedan surgir y facilitarles tips de organización, consejos, sugerencias y recomendaciones de mejora, para prevenir posibles estados no favorables. 
  4. Lenguaje → Es muy importante cuidar los impulsos y “contar hasta 10” siempre que se necesite, para intentar responder de la manera más educada, asertiva, respetuosa y amable a cualquier tensión o conflicto que haya podido surgir. Hay que intentar ser ¡impulsores positivos en nuestras empresas!
  5. Participación→ Cada trabajador de la organización debe sentirse comprometido con la misma, debemos fomentar su experiencia del empleado y su sentimiento de pertenencia. Motivarlos, transmitir tranquilidad, escuchar activamente y agradecer siempre su participación e implicación, generará un clima saludable y de confianza.
  6. Bienestar físico y emocional→ Cuidar los espacios de trabajo, que los equipos se sientan en las condiciones óptimas para desarrollar su labor. Hacer todo lo posible para que se sientan cómodos y ¡no olvidar sus vidas! Es vital interesarse por cómo están, cómo les va y qué necesitan para que se sientan mejor en su trabajo y, así, alcanzar una organización saludable.
  7. Software tecnológico→ Como ya hemos destacado anteriormente, apoyarse de herramientas digitales como Human Pull ayudará en la optimización de los procesos y proporcionará a los empleados una solución fácil, anónima y segura donde poder expresarse y donde se permita obtener feedback bidireccional, para que todas las personas que forman parte de una empresa se sientan escuchadas y valoradas.

En definitiva, es necesario facilitar a las personas que forman parte de las organizaciones el ambiente de trabajo idóneo para desarrollar su labor, atendiendo a todas las variables posibles que puedan influir en el mismo.

Así, todas aquellas empresas que decidan apostar por caminar hacia la “empresa saludable”, interesándose por las necesidades y opiniones de sus trabajadores y ofreciéndoles un entorno seguro y de confianza en el que poder desarrollar su talento y su trabajo, disfrutarán de los beneficios que aporta un clima laboral sano y positivo