No son pocos los expertos que coinciden que este es el porcentaje óptimo y saludable en el que deberíamos dividir nuestro tiempo vital. No rendimos lo necesario si dedicamos a ello más de las 8 horas de media

Es un error vincular la presencia física de las personas en su puesto de trabajo a una mayor productividad. Numerosos estudios indican lo contrario.

No son pocos los expertos que coinciden que este es el porcentaje óptimo y saludable en el que deberíamos dividir nuestro tiempo vital. No rendimos lo necesario si dedicamos a ello más de las 8 horas de media, que deberían ser suficientes para cumplir con nuestras obligaciones laborales. Los médicos aconsejan dormir 8 horas para mantener en buenas condiciones nuestro cuerpo y mente, para que nuestra actividad cerebral sea lo más óptima posible durante el día. Estar con la familia, comer, descansar, tiempo para nosotros, debería ocupar las 8 horas que le quedan a la fórmula. 

La fórmula parece perfecta pero las variables vitales hacen que los tiempos se mezclen. En el ámbito laboral es el concepto de conciliación el que se persigue para evitar o tiempos de mezcla: trabajo con tiempo para la familia, trabajo con descanso. Cuando el tiempo dedicado al trabajo interfiere en los dos períodos restantes —Familiar y descanso— una de las consecuencias es el enrarecimiento del clima laboral. Las medidas para la conciliación de la vida laboral, en algunos casos, a veces representan un coste añadido para las empresas u organizaciones pero no es lo habitual. En la mayoría de los casos implementar medidas de conciliación, no sólo no suponen costes si no que representan una inversión. La complicidad e implicación con la empresa de las personas se incrementa cuando la conciliación permite dedicar el tiempo necesario a la familia (cuidado de hijos, horarios de entrada y salida de colegios, coincidencia vacacional de cónyuges…)

Los ambientes enrarecidos, como los de los tiempos de crisis como los que vivimos en la actualidad por la pandemia, suscitan que los/as trabajadores/as estén desmotivados en gran medida por la imposibilidad de conciliar la vida laboral con la profesional.

¿Por qué las empresas españolas no afrontan directamente la conciliación laboral? 

En otros países, algunos europeos o en EEUU, se ponen en marcha iniciativas dirigidas a la conciliación, como pueden ser el teletrabajo y horarios flexibles. Pero, mientras que en estos países estas medidas alcanzan el 25% de la masa trabajadora, en España los datos oscilan entre el 8 y el 10%. ¿Por qué las empresas españolas no afrontan directamente la conciliación laboral? Miedo, desconfianza, rentabilidad, pueden ser algunas de las respuestas a la anterior pregunta. Pero lo que está claro es que las medidas dirigidas a la creación de nuevos entornos laborales basados en la conciliación consiguen reducir el estrés e incrementar la motivación y el compromiso de las personas, lo que a su vez redunda en un incremento de la competitividad y rentabilidad de empresas y organizaciones.

Es un error vincular la presencia física de las personas en su puesto de trabajo a una mayor productividad. Numerosos estudios indican lo contrario. Por contra,las políticas de recursos humanos estrictas generan un mal clima laboral. 

¿Que puede solucionar la conciliación laboral?
  • Disminución de la productividad y rendimiento.
  • Fugas de talento.
  • Desmotivación de las personas.
  • Aumento del absentismo.
¿Que cree que responderían las personas de su empresa a las siguientes preguntas?
  1. Tengo flexibilidad para tomarte unos días libres cuando lo necesito.
  2. Me siento apoyado por la empresa si decido flexibilizar mi horario de trabajo por algún motivo.
  3. ¿Sientes que tu trabajo está afectando negativamente en tu vida personal?
  4. En términos generales ¿Cómo puntuarías tu nivel de felicidad en el trabajo?
  5. Disfruto con el trabajo que realizo.
  6. Me divierto haciendo mi trabajo.
  7. Siento que en el trabajo me apoyan cuando tengo que gestionar algún asunto personal o familiar.
  8. Siento que tengo un equilibrio saludable entre mi trabajo y mi vida personal.
  9. Siento estar enfocado hacia la consecución de mis objetivos en el trabajo.
  10. Considero que mi trabajo me llena, es gratificante para mí.

Lo cierto es que no es complicado averiguar lo que opinan las personas de su equipo ante las anteriores cuestiones, sólo hace falta una HERRAMIENTA DE COMUNICACIÓN EFICAZ que obtenga este feedback necesario para poner en marcha medidas que solucionen posibles conflictos, que nos revelen si debemos implementar medidas dirigidas a mejorar la conciliación de la vida laboral de las personas que forman parte de nuestros equipos, nuestro principal activo, el capital humano.

 Imagen de StockSnap en Pixabay